Archicofradía de la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús

 

 

 

Viva † Jesús

Noticias e informaciones

Mes de Mayo 2020

 

Viva † Jesús

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peticiones de Oración

Encomendamos al Corazón de Jesús y el Purísimo Corazón de Ntra Señora del Sagrado Corazón, las siguientes intenciones:

 

Martes 28 de mayo de 2020

 

  • Oremos por Francisco Roco Guardia de Honor, por su salud, que el Señor y la Stma Virgen lo acompañen especialmente en estos días

 

  • Pedimos oración por Carlos Bravo, que se encuentra grave en el hospital.

 

  • Pedimos oración por don Luis Céspedes Sotomayor, que se encuentra grave hospitalizado hace varios días en la clínica.

 

  • Pedimos oración por Agustín de tres añitos que será operado del cerebro el próximo martes, que Dios guía la mano del médico y sea una exitósa cirugia.

 

  • Pedimos oración por una integrante de la Guardia señorita Elvira Poklepovic

 

  • Por la salud de la Sra. Pilar Malbran

 

  • Por la salud don Manuel Arancibia

 

Santa María, salud de los enfermos, ruega por nosotros

 

Unidos en oración en los Corazones de Jesús y Sta. María

Dios sea bendito

La Lanzada

Ven, Espíritu Santo, ven, por la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima, tu amadísima Esposa.

 

Oración

Espíritu Santo, eres el alma de mi amor,

te adoro humildemente, ilumíname,

fortifícame, guíame, consuélame,

Y en cuanto corresponde

al plan del Eterno Padre Dios,

revélame tus deseos

 

Dame a conocer lo que debo realizar

Dame a conocer lo que debo sufrir

Dame a conocer lo que silencioso,

con modestia y en oración, debo aceptar,

cargar y soportar

 

Sí, Espíritu Santo, dame a conocer

tu voluntad y la voluntad del Padre,

Pues toda mi vida no quiere

ser otra cosa que un continuo

y perpetuo Sí a los deseos

y al querer del Eterno Padre Dios

Amén

 

Día Primero

 

Espíritu Santo, Don de Dios para mí alma, pensando en Ti la emoción y la admiración me embargan.

No encuentro modo de expresar la felicidad íntima que me inunda al saber que eres mi Huésped y Vida Divina en mí.

Como aguas que se desbordan mí alma queda anegada en el amor, en la calma y en el deleite de contemplarte. Me quedo como atónito ante tanta bondad y condescendencia.

Pienso en Tu belleza siempre superior a cuanto se pueda decir o imaginar, pienso en Tu tierna bondad que te impulsa a venir a habitar en mí. Tu inagotable riqueza da gracias, dones, virtudes, felicidad. Pienso en tu tierna bondad que te impulsa a venir a habitar en mí. Tú tienes todo, Tú puedes todo, Tú quieres darme todo.

Quedo, Señor, en un estado de conmovida admiración a pesa de mi miseria que me hace ser el último de la Tierra.

Te alabo, te bendigo, te adoro, te doy gracias, te pido todo, ¡Dame todo, Oh Espíritu Santo!

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Segundo

 

Espíritu del Señor, con la más profunda humildad, pero también con toda la fuerza de mis ardientes deseos, te suplico me concedas tus Santos Dones, particularmente la sabiduría y la piedad.

Acrecienta en mí estos Dones hasta su completo desarrollo, de modo que mi alma sea dócil y obediente a Ti, Maestro Interior.

Que viva yo, habitualmente de tus Dones y en la contemplación íntima y serena de Ti y de toda la Trinidad.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Tercero

 

Espíritu Santo, Maestro Interior y Santificador, te suplico con insistencia incansable que instruyas mi inteligencia sobre toda la verdad y que hables a mi corazón, que me santifiques cuidando mi alma como cuidaste la de Nuestra Señora, tu Esposa Inmaculada, las de los mártires y de todos los Santos.

Estoy sediento de santidad, no para mí, sino para darte gloria a ti, Maestro de los maestros, gloria a la Trinidad, esplendor a la Iglesia, ejemplo a las almas.

Veo, Señor, que no hay medio mejor para ser verdaderos apóstoles que el ser santos, pues sin santidad se resuelve bien poco.

Espíritu Santo, escucha mi súplica y concédeme lo que ardientemente te pido.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Cuarto

 

Espíritu Santo, Verdad y Luz beatísima, siento una profunda amargura al constatar que eres muy poco conocido y hasta olvidado por la mayor parte de nosotros. No pensamos en Ti, andamos distraídos por muchas preocupaciones, absorbidos por espíritu mundano, desatentos a tus delicadezas y cuidados.

¡Cuánta ingratitud!

Gran parte de esa culpa es nuestra, porque no vivimos la verdad de Tú presencia y acción; y casi nunca hablamos de ello. Acoge, Espíritu Divino, estos pobres sentimientos míos en reparación de tan deplorables olvidos, y como viva petición de luz para mí, para los sacerdotes, para los fieles y para toda la Humanidad.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Quinto

 

Espíritu Santo, Amor y Suavidad del Padre y del Hijo, Flor y Perfume de la Santidad de Dios, Fuego Divino en mí encendido, renueva enteramente mí corazón, limpia toda mancha y oscuridad, quema toda impureza, hazme a imagen y semejanza de Jesús.

Espíritu de Fuego que te dignas habitar personalmente en mí para santifícame,  enciende en mí Tu Fuego de Amor, penetra y convierte con tu Llama al alma mía, desaparezca en mí todo afecto desordenado, empújame a conquistas apostólicas, dame la gracia de ser llama y de arder de puro y eterno amor.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Sexto

 

Espíritu de Fortaleza, que has dado a los mártires la fuerza de morir gozosamente por la causa de Cristo, el Señor, infunde en mí este don divino en toda su intensidad. Sácame de mi pereza e indolencia, hazme fuerte para emprender todo lo que el Señor me pida, sin reparar en sacrificios y fatigas, para gloria Tuya y en beneficio espiritual y material de todos los hombres.

Dame la fuerza de continuar con entusiasmo, sin cansarme, sin abandono, hasta rematar todo lo que he comenzado.

Dame firmeza y energía para defender intrépidamente a la Iglesia, para afirmar ante todos la integridad de la Fe y la verdadera obediencia al Papa y a los Obispos unidos a él.

Dame valentía sobrenatural en el apostolado; que yo persevere hasta el fin aún  acosta de cualquier sacrificio o martirio del alma o del cuerpo. Espíritu Divino rodéame con Tu Omnipotencia, sostenme con Tu vigor y penétrame de Tú invencible Fortaleza.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Séptimo

 

Espíritu de Verdad y de Luz, llama y calor de la Luz, Luz beatísima, aclara y disipa de mi mente toda sombra de error o de duda. Irradia e ilumina con perfecta claridad lo más íntimo de mi alma.

Haz, que yo rechace siempre todo error, que me adhiera fuertemente a la verdad según las enseñanzas de la Iglesia, que camine en Tu esplendor.

Vestido con tu santa Luz, permanezca yo siempre en Tu Verdad y Pura Claridad.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Octavo

 

Espíritu Purificador, purifícame de toda mancha, Santifícame y dame las virtudes de Jesús, sus mismas intenciones y disposiciones interiores.

Sé Tú en mí el mismo Espíritu de Jesús. Alienta en mí alma hacia Jesús el mismo amor que el Padre alienta hacia su Divino Hijo, y dame la misma atracción que el Padre siente hacia su Amantísimo Hijo Jesús.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Día Noveno

 

Espíritu Santo, te suplico que instruyas mi mente con la claridad de Tu Luz necesaria para mí y para los que a mí se dirijan, y que sostengas mi débil voluntad con gracias de amor y de fortaleza.

Divino Santificador, condúceme a la cumbre de la santidad por medio del trabajo continuo, paciente y dócil a Tus indicaciones.

La Santidad eres Tú y yo debo dejarte vivir en mí secundando Tu obra de perfección.

Divino Renovador, renuévalo todo, renueva todo mal, todo peligro, toda maldad, renuévame a mí, purifícame hazme santo.

Divino Santificador, alma de mí alma, haz que atestigüe y glorifique siempre junto Contigo, al Divino Hijo y viva para su gloria y muera en su amor.

Dador de todo bien, dame Tus siete dones para contemplar a Dios en la Luz de sus misterios, para comprender el verdadero valor de la vida y de las cosas, y para amar a todos con pura caridad como si ya estuviera en el cielo. Gracias, Espíritu Santo!

Amén

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén

(Tres veces)

 

Invocación a María Santísima para obtener el Espíritu Santo

 

1. ¡Oh Purísima Virgen María!, que en tu Inmaculada Concepción fuiste hecha por el Espíritu Santo Tabernáculo escogido de la Divinidad, ruega por nosotros.

Y haz que el Divino Paráclito venga pronto a renovar la faz de la tierra (Dios te salve María…)

 

2. ¡Oh Purísima Virgen María!, que en el misterio de la Encarnación fuiste hecha por el Espíritu Santo verdadera Madre de Dios, ruega por nosotros.

Y haz que el Divino Paráclito venga pronto a renovar la faz de la tierra (Dios te salve María…)

 

3. ¡Oh Purísima Virgen María!, que estando en oración con los Apóstoles en el Cenáculo, recibiste en plenitud al Espíritu Santo, ruega por nosotros.

Y haz que el Divino Paráclito venga pronto a renovar la faz de la tierra (Dios te salve María…)

 

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de Tu amor

V. Envía Señor Tú Espíritu y todas las cosas serán creadas

R.  Y renovarás la faz de la tierra.

 

Oremos

¡Oh Dios!, que instruyes los corazones de tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que guiados por este mismo Espíritu, gustemos el bien y gocemos siempre de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

 

Gloria, adoración, bendición y amor a Ti, Eterno, Divino Espíritu que has traído sobre esta tierra el Salvador de nuestras almas. Gloria, honor a su Amabilísimo Corazón que nos ama con amor infinito.

Amén

 

 

Letanías al Espíritu Santo

 

Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad

 

Divino Espíritu Santo, óyenos

Espíritu Paráclito, escúchanos

 

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros

Dios Hijo Redentor, ten piedad de nosotros

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros

 

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros

Espíritu de Verdad, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Sabiduría, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Inteligencia, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Fortaleza, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Piedad, ten piedad de nosotros

Espíritu  del Buen Consejo, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Ciencia, ten piedad de nosotros

Espíritu  del Santo Temor de Dios, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Caridad, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Alegría, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la Paz, ten piedad de nosotros

Espíritu  de las Virtudes, ten piedad de nosotros

Espíritu  de todas las gracias, ten piedad de nosotros

Espíritu  de la adopción de los hijos de Dios, ten piedad de nosotros

Purificador de nuestras almas, ten piedad de nosotros

Santificador y guía de la Iglesia Católica, ten piedad de nosotros

Distribuidor de los dones celestiales, ten piedad de nosotros

Conocedor de los pensamientos y de las intenciones del corazón, ten piedad de nosotros

Dulzura de los que comienzan a serviros, ten piedad de nosotros

Corona de los perfectos, ten piedad de nosotros

Alegría de los Ángeles, ten piedad de nosotros

Luz de los Patriarcas, ten piedad de nosotros

Inspiración de los Profetas, ten piedad de nosotros

Palabra y sabiduría de los Apóstoles, ten piedad de nosotros

Victoria de los Mártires, ten piedad de nosotros

Ciencia de los Confesores, ten piedad de nosotros

Pureza de las Vírgenes, ten piedad de nosotros

Unción de todos los Santos, ten piedad de nosotros

Senos propicio, perdónanos Señor

Senos propicio, escúchanos Señor

De todo pecado, líbranos Señor

De todas las tentaciones y celadas del demonio, líbranos Señor

De toda presunción y desesperación, líbranos Señor

Del ataque a la Verdad conocida, líbranos Señor

De la envidia a la gracia fraterna, líbranos Señor

De todas obstinación e impenitencia, líbranos Señor

De toda negligencia y ligereza de espíritu, líbranos Señor

De todos las impurezas de la mente y el cuerpo, líbranos Señor

De todas las herejías y errores, líbranos Señor

De todo mal espíritu, líbranos Señor

De la muerte mala y eterna, líbranos Señor

Por tu eterna procedencia del Padre y del Hijo, líbranos Señor

Por la milagrosa concepción del Hijo de Dios, líbranos Señor

Por tu descendimiento sobre Jesús bautizado, líbranos Señor

Por tu Santa aparición en la Transfiguración del Señor, líbranos Señor

Por tu venida sobre los discípulos del Señor, líbranos Señor

En el día del juicio, líbranos Señor

Aunque pecadores, te rogamos óyenos

Para que nos perdones, te rogamos óyenos

Para que te dignes vivificar y santificar a todos los miembros de la Iglesia, te rogamos óyenos

Para que te dignes concedernos el don de la verdadera piedad, devoción y oración, te rogamos óyenos

Para que te dignes crear en nosotros un espíritu nuevo y un corazón puro, te rogamos óyenos

Para que te dignes concedernos verdadera paz y tranquilidad de corazón, te rogamos óyenos

Para que nos hagas dignos y fuertes, para soportar las persecuciones por amor a la justicia, te rogamos óyenos

Par que te dignes confirmarnos en tu gracia, te rogamos óyenos

Para que nos recibas en el número de tus elegidos, te rogamos óyenos

Para que te dignes atendernos, te rogamos óyenos

Espíritu de Dios, te rogamos óyenos

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Envíanos el Espíritu Santo

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Mándanos el Espíritu prometido del Padre

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Danos el buen Espíritu

Espíritu Santo, óyenos

Espíritu Consolador, escúchanos

V/. Envía Señor tu Espíritu y todas las cosas serán creadas

R/. Y renovarás la faz de la tierra.

 

Oremos

¡Oh Dios!, que instruyes los corazones de tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que guiados por este mismo Espíritu, gustemos el bien y gocemos siempre de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

Novena al Espíritu Santo

¡Ven Espíritu Santo!

Oración al Corazón de Jesús Herido por la lanza

 

¡Oh Jesús tan amable y tan poco amado! nos postramos humildemente al pie de la vuestra Cruz, para ofrecer a vuestro divino Corazón abierto por la lanza y consumido por el amor, el homenaje de nuestras profundas adoraciones.

Os damos gracias, amantísimo Salvador, por haber permitido al soldado traspasar vuestro pecho adorable, abriéndonos por ahí una puerta de salvación en el archa misteriosa de vuestro Sagrado Corazón. Permitid que nos refugiemos en él en estos tristes días para librarnos del diluvio de escándanlos que inunda la tierra.

Bendecimos mil veces la hora y el momento en que, bajo el hierro de la lanza surgió la Sangre y Agua salidas de la herida hecha a vuestro Divino Corazón. Dignaos aplicarla aficazmente al mundo desgraciado y culpable. Lavad, purificad, regenerad las almas en las ondas de esta verdadera piscina de Siloé. Permitid, Señor, que arrojemos en ella nuestra iniquidades y las de todos los hombres, suplicándoos por el amor inmenso que abrasa vuestro Sagrado Corazón, que nos salvéis ahí...En fin, dulcísimo Jesús, permitid que fijando para siempre nuestra morada en este Corazón adorable, pasemos en Él santamente nuestra vida, y exhalemos en paz nuestro último suspiro. Así sea

 

Obra del Amor Misericordioso

Enlace Destacado

Viva † Jesús

Oración por los difuntos

 †Edith Maureira Flores

  Fallecida el 27 de mayo de 2020

Dale Señor el descanso eterno

Y brille para ellos la Luz perpetua